lunes, 24 de diciembre de 2012

DISCURSO DE NAVIDAD DE INMUNDICIA: FELIZ DARLENE LOVE A TODOS



Hago doble aparición hoy, que es Nochebuena, para desearos mis más Inmundos deseos de felicidad y vicio para estas fiestas. Que 2013 está cargado de grandes maldades, que las sepáis utilizar bien, con virtud, para hacer de este mundo un mundo mejor, menos vulgar, más divertido y menos banal. Por ello, cuelgo la última actuación navideña que Darlene Love ha realizado este año en el programa de David Letterman, en el que sólo 4 minutos le hacen falta a la pupila de Phil Spector para incendiar la llama de la pasión por la vida.

Pues eso. Sean felices. Sepan encontrar el buen gusto, no abusen del hojaldre

¡¡¡¡¡Y un feliz Darlene Love a TODOS!!!!

Spookey loves you

Más discos de culto. Essra Mohawk: "E-Turn". The Secret Diva... en los años 80.

Me he dado cuenta de que ayer divagué tanto que llegué a la línea que separa el simple delirio de la esquizofrenia. En estas frías madrugadas lo único que calienta mi ánimo es el escapismo barato del que me gusta hacer uso. Sin embargo, en un día tan señalado en el calendario, quiero hacer acto de presencia en el mundo real, quiero poder sentir el tacto de otras personas que, en su imperfección, dotan al mundo de un sentido mucho más acertado del que le quiero yo otorgar. 

Magnífica estampa, más bien propia de un casette pirata de la época.

Sin más preámbulos, muestro uno de los discos que más me ha costado encontrar. Lo he encontrado en Deezer. Es el disco de los 80 de Essra Mohawk, en el que con una estética muy de vídeo/fitness en la carcasa que dejaré pasar como un detalle de lo más camp, que supone una evolución en el sonido. Digamos que a ese sonido tan sintético de los 80 se suman unas marcadas melodías, unas delirantes letras y unas guitarras que marcan la diferencia con el resto de grabaciones. Essra mantiene su estilo por mucho que descubramos algo diferente. Los sintetizadores Casio como música de fondo en Cyntia, por ejemplo, se funden con sencillos acordes de órganos y sintetizadores para enmarcar una bonita historia y hacernos partícipes del mundo de la autora, un mundo que reconocemos sus admiradores pero al que miramos con diferentes gafas. Los hits los componen "Let her know", la animada overtura del disco, la oscura y delirante "Tell me" (falsete de Essra incluido) o la archiconocida "Change of Heart", popularizada por Cyndi Lauper un año después, una consigna de la desazón y de las contradicciones humanas y la que cierra el disco "It's our future", un directo que se aleja del sonido imperante del disco y nos devuelve a una Essra anterior, como sacada de un garage, de un sonido más sucio pero mucho más adictivo. Un broche final a un gran disco que, si bien es el más comercial de Essra (aunque tampoco el mejor) es todo un acontecimiento insólito en su carrera, en el que Essra, de nuevo, interpreta desde su profunda voz y su peculiar estilo, el sonido y la tendencia de cada generación, alejándolos de la moda y la vulgaridad corporativa de las discográficas para dignificar la música pop como un arte mucho más intelectual de lo que generalmente se piensa.

http://www.deezer.com/es/album/884314


domingo, 23 de diciembre de 2012

ESTO NO PUEDE QUEDAR ASÍ / Ed Askew - "Little Eyes"

Me hallo en el amargo placer de otras tantas noches atrapado en sonidos e intuitivos flashes de no sé qué fuerza oscura de la naturaleza.

Viñeta de Ghost Word, por Daniel Clowes

Recuerdo aquella noche en la que rompí a llorar ante todo aquel arte desperdiciado por la humanidad que se encuentra en las quebradas cuerdas de Ed Askew, consolándome con el pueril argumento de la relatividad artística. Pero no, no hay hechos ni vicisitudes del destino que cambien la autenticidad de un espíritu elevado y puro cuya huella se refleja en el arte de su existencia humana: la sensibilidad, las habilidades y los hijos. Tres, son tres, los elementos que prueban que no hemos vivido sin pena ni gloria. Sin embargo, es en la medida en que ejercitamos la virtud sobre estas tres ramas de nuestra misión como especie las que hablan por nosotros mismos. Todo el mundo, de una u otra forma tiene sensibilidad. Pero la sensibilidad bien es cierto que deja de ser una virtud cuando se convierte en sensiblería, quedando reducida a un producto más de simulación emocional. Sin virtud nos quedamos estancados sin darnos cuenta, dormidos y apaciguados frente a la mirada imperturbable y penetrante de nuestros ídolos. Así mismo, nuestras habilidades, sin virtud, quedan reducidas a meras características accesorias propias de cualquier animal, pero ¡ay! reducidas mucho más por debajo que los mismos cuando las sustituimos, para colmo, por electrodomésticos y bienes absurdos. La máquina como sustituta de nuestras necesidades y antojos así como la televisión y la cultura pop como simuladores de sensaciones, la perfecta minusvalía de la raza humana que impide el contacto directo con nuestro sentido común. En cuanto a los hijos... bueno. ¿Qué puedo decir? Criaturas que perpetúan la especie y que no son más que el reflejo de sus antecesores, nada que no se haya dicho. Pero... ¡¡más me gustaría opinar en primera persona!! ya que es el único punto que clamo al cielo y del que no estoy preparado. Pero sé que es difícil empresa en la que se requiere toda la intuición y corazón más entregados a la virtud que nunca. Un hijo criado sin virtud es un animal abandonado a su suerte en las sendas de la confusión del mundo.

Sólo aquel hombre sabio sabrá poner en contacto su sensibilidad con su corazón humano, sus habilidades con su inteligencia intuitiva y, siempre, siempre, le iluminará el camino a aquellos que le tomarán el relevo.

Ed Askew... no necesita presentación más porque toda su sensiblidad y talento han quedado en tal talentosa grabación de finales de los 60 en el que se puede respirar pura magia y momentos realmente intensos, mucho más de lo que puede soñar cualquier grupo de folk psicodélico de la época. Convertido en cantautor de culto por un reducidísimo grupo de fans, Askew es otra de esos tesoros verdaderamente insólitos y cautivadores enterrados en el maremágnum de iconos y contradicciones de la cultura  popular. Trascender como músico es llegar al corazón del oyente y cautivarlo, tal y como las habilidades puestas al servicio de su sensibilidad encumbran a Ed como uno de los milagros de la música folk. Disfruten, o tápense los oídos, ustedes, al fin y al cabo, son los que deciden.

Spookey Davis





lunes, 30 de julio de 2012

THE FLAMINGOS: "I only have eyes for you" en "American Grafitti" y "Una historia del Bronx"

My love must be a kind of blind love
I can't see anyone but you...
dowap-dowap----




Compuesta por Harry Warren y con letras de Al Dubin en el año 1934, "I only have eyes for you" se convirtió en una popular melodía en aquellos años 30 a la elegante voz de Ben Selvin. Pero, cuál es mi sorpresa cuando el maravilloso sexteto vocal The Flamingos reconstruyeron la canción y la convirtieron en una de las más hipnotizantes y hermosas piezas musicales del siglo XX. Me atrevo a decir con los ojos cerrados que ésta versión, de 1959, es la mejor canción doo-wap de la historia. Transportándote a un recóndito universo, en el que el mismo sentimiento de amor se convierte en un anhelo casi cumplido de un deseo irracional y desconocido... sí, esa es la manera en el que el amor trastoca tu espíritu. Los falsetes, los bajos y contraltos, todos en perfecta comunión para hipnotizarnos. 



Aquellos años de confusión e ilusión fueron los de esta canción. Podemos verla, además como parte importante del tracklist de películas como "American Graffiti", de George Lucas o de "Una historia del Bronx" de Robert DeNiro, maravillosas e imprescindibles películas que reflejaban partes muy distintas de la juventud americana de los años sesenta. Si bien "American Grafitti" muestra a unos muchachos de pueblo pasándoselo bien escuchando buenos temas de Fats Domino o Del Shannon, no deja de ser una triste parábola sobre el fin de la inocencia y la angustia generacional que provocaría la guerra de Vietnam en su juventud. Un retrato visto con melancolía sobre aquel paraíso perdido lleno de colores y música pop. Mientras, en "Una historia del Bronx", degustamos la vida callejera, llena de conflictos callejeros y raciales, donde siempre queda esa búsqueda de un camino correcto que, al menos, nos permita vivir con la conciencia tranquila en el más hostil de los ambientes. Retazos de una cultura que viene desde abajo, desde la ilusión de un grupo vocal por transmitir su pasión por la vida o desde los ridículos sueños adolescentes de la clase acomodada. Quizás aquellos fueron los mejores años para encontrar un buen puñado de canciones con aquel nivel de abstracción, la abstracción de unos sueños generacionales derivados de un compendio de géneros musicales que el pueblo americano fue desarrollando poco a poco, a la par que la incansable lucha por hacer de aquella tierra un lugar de igualdad y oportunidades, donde la libertad se amparara en cada rincón. Luego vendría el desengaño...

La inconmensurable belleza de Jane, la chica que enamora a Calogero en "Una historia del Bronx"
Difíciles años para abstraer la perfección en alguien de un tono de piel tan diferente al tuyo.


Quizás, tras ver "American Grafitti", todas estas canciones se vean ahora tan tristes, pues reflejan aquella época de inocencia, aquel paraíso perdido que, por suerte, pudieron habitar tantos y tantos jóvenes de las clases medias de Estados Unidos antes de la crisis del petróleo y la derrota de Vietnam. Pero siempre me cabe preguntar... ¿cómo serían esos años venideros para los protagonistas de la película de Robert DeNiro?  Quizá curados de espantos después de no haber tenido nunca una vida fácil y verse involucrados en tantos años de conflictos y dolor. Quién sabe. Un poco como le pasa a un servidor con la actual y terrible crisis económica. Pero si hay algo que tienen en común estas tres situaciones (la de los chicos de la película de George Lucas, de los chicos del Bronx y, si me permitís, un poco la mía) es la de haber tenido un paraíso cultural en el que materializar todos los sueños de juventud.

miércoles, 18 de julio de 2012

DESENTRAÑANDO GIRLSTOWN. Bienvenidos a mi fantasmal mundo.

¿Alguien sabe captar la fantasmal belleza camp de esta imagen?

Buenas tardes, queridos perdedores.

Hoy tengo la necesidad de hablar del que se ha convertido en mi recopilatorio preferido de canciones. Vamos, un disco que es mucho más que música para mí. No por precisamente la calidad, sino por lo que representa en conjunto.

Anoche volví a ponerme la película basada en el maravilloso "Ghost World". Cada vez que la veo me siento más identificado con sus personajes. Con Enid, con Rebeca, ¡¡con Seymour!! Oh, Seymour. Apuesto héroe perdedor de perdedores, para mí representas mi modelo a seguir. ¡La antítesis de todos los gilipollas que abundan el mundo como moscas!


Dios, me arrepiento tanto de haber perdido cuatro años de mi vida en esa carrera tan imbécil. Y no lo digo por menospreciar a nadie. Pero, joder, no creo haber terminado de encajar, ni haber aprendido demasiado de esas clases. Adoro el cine en cualquiera de sus formas, pero ODIO que me impongan ver una película como si ésta fuera la mejor del mundo. Aunque lo peor es la gente que se traga ese cuento y se siente más segura con su audiovisual espíritu si acaba por tragársela por muy pesada que le parezca. Sí. Por mucho que lo he intentado nunca he sentido que estaba donde tenía que estar.

Si bien me he encontrado con algunas Melorras que son de lo mejor que hay en audiovisuales y en todo el universo, también me he encontrado con buenas dosis de estupidez. Estupidez en primer grado. Letal estupidez, que te cebas a la hora de repartirte por la población. Tampoco han faltado buenas dosis de imbéciles pseudobohemios que se creen chupiguays por meterla dos veces por semana y ser aspìrantes a estrellitas de hollywood. Otra clase de imbéciles son los cinéfilos sofisticados y parasitarios con aspiraciones a ser una Melorra más en mi vida... ¡¡nunca podrás ser una de mis queridas Melorras/alcahuetillas con esa arrogancia y ese orgullo que desprende tu papada! ¡Os odio!

Pero bueno, también me ha caído alguna que otra Enid (¡bien!)... Aunque he echado en falta conocer a mi Seymour particular, por lo que me consuela haberme conocido a mí mismo y ver que no me queda tanto para formar parte de esa clase de absolutos perdedores.

¡¡¡¡Nuestro héroe!!!!

Es ahí donde me refiero a que este disco es mucho más que música para mí. Se podría decir que es un tracklist de toda mi vida. Se trata de un CD que conseguí descargar de un magnífico blog hoy inexistente. Un CD que hará las delicias de los amantes del Northern Soul, de los freaks de la cultura camp, y quién sabe si de mis amados losers que habitan en insospechados rincones de ciudades a las que nadie echaría de menos si desaparecieran del mapa. Y es que las deidades que conforman los tracks de esta maravilla no son más que girlsbands que aspiraron a una gran carrera musical allá por inicios de los 60. Los temas no tienen mucho de especial en su mayoría, pero TODOS ellos recrean una atmósfera en torno al amor de lo más intrgante, melancólica y oscura... y, sobre todo, fantasmal. La mayoría de voces son ecos de un tiempo pasado del que sobreviven solamente la memoria de aquellas leyendas del rock, excluyendo por inercia todos aquellas bandas locales de instituto que, con ilusión, cantaban sus pequeños dramas sentimentales de juventud bajo unos acordes imperfectos, sucios, de estridentes baterías, de chirriantes y repetitivos coros y de melodías muchas veces imposibles, demasiado tópicas o difícil de escuchar. Tal puzzle de remotas imperfecciones forma 23 estampas fantasmales que se han visto la luz en contadas ocasiones y que han quedado como la cara oculta del rock-and-roll. Las chicas son del todo desconocidas en su mayoría, causa por la que he hecho un gran trabajo de investigación, ya que algunas de ellas me fascinan hasta la saciedad. Aunque, curiosamente, encontramos cantantes de cierto éxito como las Royalettes, cuyo sonido elegante y sofisticado les valió un par de éxitos en el mercado estadounidense ("It's gonna take a miracle" es ÉXTASIS PURO!!), las Gems, cuya integrante más famosa en los coros se convertiría en una de las mayores personalidades influyentes del soul como lo fue Minnie Riperton ("Loooovin youuuu is easy cause you're beautiful") y, la guinda del pastel... ¡¡¡la mismísima BRENDA LEE!!! Vamos, la princesa del pop de aquellos años. Curiosamente, en el cartel aparece como una de las últimas... sin mencionarse a estas dos anteriores... eso me da una pista de que el público objetivo al que se dirije este disco son auténticos coleccionistas que no tienen otra cosa que hacer que obsesionarse con girl-groups raros (¡¡¡¡MIS ALMAS GEMELAS!!!). Empecemos a desentrañar sus tesoros...




1. "Look what I've got", de Gerri Thomas: DELICIOSO comienzo. Ideal para amenizar un mediodía o un crepúsculo en tu coche mientras suena en un radiocastte. Una de esas canciones que parecen haber estado siempre presente en mi memoria. El sonido de sirena de barco para marcar melodías me ha dado muchas ideas y los violines acompañando a esa melodía tan marcadamente R&B me EN-CAN-TAN!!!

2. "I don't deserve a boy like you", de Barbara English.... y aquí una de mis canciones favoritas de la historia. El sonido de unos teclados pasadísimos de rosca acompañado de unos escalofriantes coros dan paso a una voz sensual. Un sonido tan viejo como entrañable, que despierta en mí el anhelo de una mitad que satisfaga mi instinto de perderme para poder vivir juntos una aventura por alguna carretera nocturna de Detroit.


3. "Ole Father Time", de Millie Foster... la serie J de Dee Dee Sharp, que a su vez era la serie B de Little Eva... pero igualmente entrañable en esta pieza que parece una mezcla entre un rock 'n roll y un mashed potatoe. Buen provecho.

4. "Don't talk to me about love", Joan Regan. Yo la llamo "mediodía en Knoxville" por ese sonido tan machacón propio de una gasolinera del medio oeste americano. Un verdadero descubrimiento de estructura irregular, ritmo canónico y letra de lo más simplona. Joan Regan fue una gran baladista en su época. Personaje de culto a reivindicar.


5 y 6. "You must be doing something right", de Gerri Granger y "Let go of my heart" de Demetriss Trap. La primera es toda una señora canción de soul y la segunda, con esos coros tan directos "let go, let go..." podría cansar a cualquiera, pero a mí me han hecho bailar como un cosaco por la rambla que hay al lado de mi casa.

7. "I don't wanna be the one", de The Royalettes. El sonido elegante de estas chicas en su máximo esplendor. Uno de sus poquitos éxitos reconocidos con una estructura progresiva... como se estuviera dándote un baño de oro en su exquisitez. La joya del disco.



8. "I can't help myself", de The Gems. Otra joyita d eun grupo que hubiera caído 100% al olvido de no ser por su corista, Minnie Riperton. La canción tiene un estribillo de soul y R&B machacones, pero en cuanto te acostumbras a esos arreglos y a esa estructura tan sinsentido te enganchas fijo (aunque lo más seguro es que pases y no te vuelva a sonar jamás).

09 - Eloise - "You Should'a Treated Me Right" Un rock and roll para levantarnos los ánimos. Poco sofisticado pero muy divertido.

10 - Rickie Page - "I Cry Inside"  Balada de lo más cuca e intrascendente. ¡No podemos dejarla pasar! La podría haber cantado Brenda Lee, y la verdad es que la melodía es muy bonita,

11 - The Rouzan Sisters - "Dance Every Dance" Una canción de girl-group puramente pop que parece ser una de las más antiguas por el sonido y la estructura. Muy animada. Merece la pena ser rescatada. Canciones cantadas con picardía y un ritmo animadete nunca pueden faltar en la colección de un buen friki.

12 - Clara Wilson - "My Guy" Conocida canción a la voz de Mary Wells. La verdad es que esta versión ni se le puede comparar, pero el caso es que una de las mejores canciones de la historia cantadas por una voz de color similar siempre viene muy bien para que el disco no decaiga, una de las que más pongo, vamos.


13 - The Mirettes - "Ain't You Trying To Cross Over" Otra balada de R&B de lo más machacón, difícil y repetitivo... soul puro y duro con la dulzura que le caracteriza.

14 - Janice Christian - "Just A Bad Thing" Pequeño conflicto moral hecho canción. Uno de los coros más pegadizos. La voz de Janice se conjuga perfectamente con los coristas y crea una atmósfera sensacional. A destacar el piano, que le da elegancia al conjunto.


15 - Goldie Coates - "Fisherman" El pop en pañales, con una estructura canónica pero efectiva. Esta canción está hecha para bailar y divertirse. Una de las mejores del disco, aunque el inglés de los coros ni lo entiendo.


16 - Linda Carr - "Sweet Talk" La picarona de la Linda Carr canta una canción con base simple y con coros insoportables que repiten como un papagayo todo lo que dice.... ¿¿¿¿ALGUIEN DA MÁS????

17 - The V.I.P.'s - "You Pulled A Fast One" Una balada más, hecha para rellenar cualquier box set, como la anterior y seguramente como la siguiente. Pero el solo de los coros en las estrofas es cuanto menos escalofriante, como de gasolinera/club de carretera de mala muerte. ¿Quién se apunta a la aventura?


18 - Connie Questell - "Tell Me What To Do" De nuevo otra balada esta vez algo más lineal y sin demasiado sobresaltos más de los que cabe esperar en una canción soul tradicional. ¡¡Qué bonito es este sonido en su completa pureza!!

19 - Jean Thomas - "The Boy That I Want Doesn't Want Me" Triángulo amoroso de lo más estupido pero, sim embargo, resultón. La chica esta, una aspirante a Britney Spears de los 60, pero con encanto y sin mamarracherío. Esta es de las que suelo pasar a pesar de ser tan directa y redonda, pues es de las que entran más fácil.

20 - Clara Wilson - "Don't Say Nothin' Bad" Clara Wilson se cuela de nuevo para interpretar un medio tiempo para bailar agarradito a tu pareja, de forma sensual y en pleno atardecer en algún callejón de la ciudad.

21 - Brenda Lee - "Where's The Melody" BELLEZA INSUPERABLE. Lloro. Lloro. Lloro con esta canción. Una de mis favoritas de la carrera de Brenda y una de las menos conocidas. Su amargura por el paso del tiempo permanece intacta con el paso de los años, incluso mejora, ya que cuando vas creciendo comprendes cada vez más el significado de la canción. Atmósfera melancólica y balada POP PERFECTA.


22 - Betty Renne - "Bye Bye Baby" Nos acercamos al final del recorrido por Girstown y esta chica, con complejo de Millie Small nos canta con una voz de lo más chillona y desagradable una canción hecha para llenar la pista. Hoy día más que pista, está hecha para rellenar este recopilatorio antes de acercarnos a su canto de cisne. ¿No es maravilloso que existan canciones así de intrascendentes?

23 - Carol & Gerri - "How Can I Ever Find A Way" La tarde cae poco a poco en la ciudad... y mi alma, taciturna y perdida, no encuentra su sitio. Como Enid de Ghost World, quizá coja un autobñus hacia la nada, o quizá no. ¿La canción? No hay más que escucharla para comprender este sentimiento de soledad que anida en mí. No podría explicar con palabras todo lo que significa para mí este tema. La procedencia de las chicas se desconoce y de la canción sabemos que el grupo The Fith State toca de fondo. No sólo el mejor tema de todos, que se ha convertido en un auténtico tema de culto en muchos foros, sino el que da sentido a mi búsqueda personal... llámala Girlstown.




miércoles, 23 de mayo de 2012

Gossip: La banda de nuestra generación

Beth Ditto junto a... ¡¡¡JOHN WATERS!!!
Definitivamente, NECESITAMOS A ESTOS DOS

¡¡GOSSIP!! No hay nadie como ellos ni aunque los busques bajo las piedras. La evolución de su sonido ha sido BRUTAL!! Y hablo de evolución, pues nada ha tenido que ver su salto al mainstream en los integrantes: sólo ellos saben reivindicarse a sí mismos mediante una actitud rebelde que para nada riñe con la búsqueda de una estética propia y que se ha convertido en un referente. Beth Ditto es de las chicas más guapas que puedan verse: el buen rollo que transmite y las ganas de divertirse son el punto de complicidad entre ella y el público. Años han pasado desde la formación de aquella banda de garage en plena explosión RIOT GRRRL! en la que con otras grandes bandas reinventaron el punk y lo convirtieron en un salvaje grito feminista sin precedentes en nuestra cultura. Pero para nada han perdido su frescura y actitud: Beth sigue en sus directos tan espontánea y arrolladora como siempre, haciendo que el público, en masa, salte, grite y sude al unísono bajo su impoluta y angelical voz. Esa es la esencia que no se debe perder. Es por eso que Gossip es de los pocos estandartes de la rebeldía juvenil que no me han decepcionado con el paso del tiempo.


Beth es mi particular icono de esta generación, una generación que ha heredado los prejuicios del anquilosado estilo de vida ahora reflejado en la incertidumbre social y el desastre financiero. Pura decadencia todo. Sin emnbargo, Beth es la voz de todos aquellos que deseamos romper todos esos rancios valores que nos han sido impuestos a moquetazo limpio bajo atractivos eslóganes consumistas y estúpidas lecciones de comportamiento moral en las escuelas. Queremos un nuevo canon, Beth. Te necesitamos más que nunca.


Aquí os dejo con los dos últimos singles de la banda, de su último DIS-CA-ZO. "Perfect world", en esta agitada época de reivindicación e imposición ante los fulminantes recortes y la cada vez más débil promesa de un futuro mejor, se ha convertido en mi himno. En aquel sonido que me hace levantar el brazo y gritar de rabia y furia. Sé que todo es una mierda y que los buitres intentarán sacarme los ojos como sea, pero no hemos de rendirnos ante tal invasión. Sigamos en el camino por muy difícil que sea y atravesemos sus baches con la mejor música posible, sin perder en nuestro ánimo el sentimiento adolescente e ignorando a cada paso lo mucho que nos sangran los pies. "Perfect world" no sólo es la consagración de Gossip, sino todo un grito de guerra ante esta apocalíptica situación por la que pasamos tantos y tantos jóvenes. Atentos  a la voz de Beth en el estribillo.... ¡¡¡angelical éxtasis!!! 


Y como segundo single, la enérgetica "Move in the right direction", la canción de este verano que cuenta con un videoclip sencillo y con una Beth Ditto en estado de gracia. Y es que el tema pega en cualquier parte: desde en la radio hasta en la discoteca o en los chiringuitos, haciéndonos recordar que en estos lugares, antaño, también sonaban canciones decentes y desenfadadas, sin ningún tipo de estúpidas connotaciones sexistas y sexuales. Mucho esperamos aún de este implacable trío. Larga vida a Gossip. Love them.



martes, 22 de mayo de 2012

MAYO... DEFINITELY

El sueño adolescente camina como un alma en pena, divagando en tormentosas meditaciones sobre "qué hacer con..." o "como decírselo a...". Es lo mejor de mi vida urbanita. Inocentes preocupaciones y sueños que nacen, crecen y se desvanecen. Más o menos así eran los girl-groups de los 60, formaciones de chicas adolescentes con sueños que se materializaban en un par de éxitos y que con el tiempo morían en el olvido de las siguientes generaciones. Pero todo sueño queda en el subconsciente y deja una huella. Así, mientras mis pequeños dilemas juveniles vuelven a mi cabeza cada cierto tiempo, las canciones que realmente dejaron huella son las que siempre vuelven a aparecer, revitalizando los sueños de miles y las ansias de libertad de otros tantos.

  • AND THEN HE KISSED ME
    La La Brooks, la perfecta vocalista del mejor grupo de la factoría Spector, nos narra una pequeña historia con final feliz que a más de uno nos puede sacar a bailar sin coreografía alguna y arrancarnos a la vez que una sonrisa, una lágrima. Es este el efecto que provoca en mí el clímax de esta canción. Inocente, fresca, un inmortal sueño de lo más universal. Maravillosa.

  • ONE FINE DAY
    Los arreglos y voces de este tema no cuentan con la categoría de sonido de Phil Spector o la Motown Records, pero ya lo creo que la emoción del sonido permanece intacta. Su humanidad y su sinceridad, incorruptas en el paso del tiempo, logran devolvernos a los desesperanzados la promesa factible de ese buen día donde las luces de neón brillen en nuestra cabeza.

  • DANCING IN THE STREET
    AMO y REQUETEAMO este tema. Martha and the Vandellas se han convertido en mi grupo fetiche de la Motown. Todo mi espíritu melómano queda plasmado en esta pieza de puro y duro R&B. El vídeo no tiene desperdicio. Esos bailes, esa alegría y sobre todo esas vestimentas. ¡Por Dios! ¿Desde cuándo el mundo se volvió tan soso? "Dancing in the streets" es el tema que me levanta todas las mañanas y que me asegura que el día va a ser largo pero provechoso... y divertido. Y es que no hay mejor sensación que la de poner música a tus dilemas de universitario. Con canciones así, cualquier estigma que arrastre tu alma se convierte en una supernova que comienza a liberar grandes cantidades de energía para luego desaparecer... Así que todos, venga, disfruten y pónganse a bailar en la calle.

FELIZ MAYO A TODOS

viernes, 11 de mayo de 2012

Que me devoren las ballenas


"La ballena azul". Esta es una de las composiciones más hermosas que he escuchado en mi vida. Una perfecta definición de las almas solitarias y errantes tan poco apreciadas en una sociedad de hienas, buitres y tiburones ansiosos por sentar su culo en este podrido sistema, creyendo en rancios valores como el status social, en su eterna búsqueda por rellenar su vacío de placer estético y concupisciente. Y es ahí donde se quedan errantes todas las ballenas azules. Solas, buscando un corazón que las entienda y, finalmente, siendo sacrificadas por algún inútil bien al servicio de esos tiburones hambrientos.

"La ballena azul" no sólo se queda en una de las muchas fábulas que compusieron Vainica Doble. Tampoco lo podemos dejar en un auténtico y sagaz tratado ecologista. Es, simplemente, toda una genial pieza musical. Una melodía decadente, una atmósfera marina progresiva y una de las letras más crueles del universo. "Griterío de gaviotas, silencio de tiburones" es una de las más inteligentes frases que haya podido escuchar en una canción. Podemos ver dos partes muy diferenciadas: por un lado, la humanización más noble de "la bestia"; por otro, la bestialización de los cruentos humanos, que invaden los nobles ecosistemas sin piedad, sin pararse a pensar en las maravillosas historias y los tremendos personajes que guardan bajo sus aguas esos océanos tempestuosos e imponentes. Y es que, en la eterna búsqueda del dominio, el ser humano puede quedar perfectamente reflejado en unos valleinclanescas  estampas  de monstruos; en cuyo corazón el egoísmo se extiende como un tumor. Y mientras... las ballenas 



Vainica Doble... no tengo palabras para expresar lo tanto que me habéis enseñado, lo tanto que me habéis hecho crecer como persona. Cada vez que en las duras jornadas campestres de agosto, a pleno mediodía, se me viene a la cabeza "Caramelo de limón", mi corazón estalla de orgullo por saber que mi ser pertenece a esa tierra regada por el sudor de tantos otros castellanos que pasaron sus vidas segando el campo, recogiendo papas, melones, sandías, remolachas, labrando... No puedo sentirme más orgulloso de los padres que tengo. "Mermelada de ciruelas, el mar que en sueños ví". Sí. Ese mar que nunca tuvo que dejar de inundar los hogares de toda España, con el cálido y dulce olor de la ciruela en ebullición, con el reconfortante tacto del pan de harina de trigo recién sacado de un horno de leña, y con las notas musicales que los grillos, las ranas, las chicharras, los petirrojos y los nocturnos mochuelos.Vainica Doble homenajearon a las tierras del norte con "Caramelo de limón", pero yo me siento igualmente orgulloso de poder interpretar esta canción, siendo criado en esa incorrupta paz hacia nuestra naturaleza en las lejanas tierras de la Sierra en Medio. Gloria y Carmen, Carmen y Gloria, sois sencillamente maravillosas. Gracias a vosotras jamás pienso olvidar quién soy en realidad.

"Caramelo de limón" es una de las canciones más enigmáticas de la música española, con unos arreglos propios de la psicodelia y una estructura melódica de lo más hipnotizante. Os presento la que considero mi película favorita del cine español, su videoclip dirigido por Jaime de Armiñán.


Y, por último, "Un metro cuadrado", esa inigualable pieza que en tres minutos muestra la gloria más humana del ser humano. En tiempos donde todo lo rigen las cifras (la mayoría negativas) es absurdo pensar al punto al que nos han hecho depender de un estilo de vida totalmente asfixiante e inhabitable. Por eso, reivindico los progresivos versos psicodélicos de esta encantadora composición. El cómo las cosas más necesarias para la felicidad pueden caber en tan poco espacio es un planteamiento tan útil como olvidado. La propiedad privada en un metro cuadrado... bajo un manzano o una parra, para un espíritu que no conoce fronteras ni pueriles impedimentos como el éxito laboral o el reconocimiento social. Necesidades absurdas para aquellos ciegos que, hambrientos de deseo, comprarán coches más grandes, edificarán mansiones más monstruosas y firmarán cheques absolutamente desorbitados. Pero ahí están de nuevo, Carmen y Gloria, para espetar su sabiduría a aquellos cuya hambre no reside en el estómago, sino en los oídos.


Estas son sólo algunas estampas que las Vainica bordaron con tanta maestría en las páginas más ilustres de nuestra cultura. Creo que si empezara a contar una por una cada canción que tienen y el por qué me atrapan de tal forma, no acabaría ni en un año.

miércoles, 25 de abril de 2012

Desazón, segregación y lealtad. "REACH OUT, I'LL BE THERE" y "EL LARGO CAMINO A CASA"

Imagen de los Four Tops, inicialmente bautizados como "The Four Aims"

Vuelvo aquí por esta noche porque considero de especial necesidad incluir esta canción en mi particular templo de héroes y leyendas. Y es que el sonido Detroit es casi un pecado dejarlo sin mencionar en este blog. Y más aún cuando se trata de una de las canciones más originales y revolucionarias de la historia de la música. "Reach out. I'll be there" es una de las más altas cumbres del sello Motown. Los Four Tops son los portadores vocales de uno de los mejores temas escritos por Holland Dozier-Holland, uno de los fundadores del sello. Esta canción me emociona y me enerva especialmente, su oscura y seductora melodía no podía estar mejor interpretada por Levi Stubbs, aunque de imprescindible importancia son los coros. Vientos melódicos junto a fuertes y estridentes percusiones terminan por orquestar uno de los más exquisitos temas de los 60. Una progresión de sonidos enfatizando un mensaje catastrofista, pero de lo más positivo: "Por muy hondo que toques, siempre me tendrás". Una bestial declaración de principios en tiempos en los que aún se arrastraba el peso de la segregación racial, donde todos aquellos de raza negra les unía un sentimiento de desazón ante una opresora sociedad blanca, pero que, sin embargo, podían contar perfectamente con apoyarse los unos a los otros. Y es que el concepto de lealtad dentro de una comunidad no podría expresarse de mejor forma sin mencionar aquellos cruentos y absurdos tiempos. Eran los sesenta, pero las cosas tenían que cambiar sí o sí. Y es que mi concepto de lealtad es para mí lo más indisoluble y verdadero que pueda existir, más allá de la fidelidad o el compañerismo. La lealtad es la única raza verdadera, la única que perdurará... ¿sinceridad? ¿hipocresía? ¡bah! Conceptos creados para etiquetar los comportamientos de la gente de una manera frívola (si bien un tanto divertida, hace perder mucho el tiempo, e incluso las amistades, si te lo tomas en serio). La lealtad humana es la más noble virtud, por eso procuro siempre estar ahí por muy ausente que parezca. Y pienso estarlo siempre.


Hablando de la lealtad y discriminación racial se me viene a la memoria una película que vi esta Semana Santa en casa, junto a mi familia (en la gloria). "El largo camino a casa" es una cinta dirigida por John Cork en 1990. Ambientada en los años 50 y en el estado de Alabama. A pesar de ser un drama sin pretensiones, la película muestra una magnífica historia de lealtad entre dos mujeres de distinta posición social, y, obviamente, raza. La película es entretenida sin más, pero tiene una de las mejores escenas finales que haya visto nunca. Sissy Spacek, en su estupenda madurez y más adorable que nunca, borda el papel de ama de casa que ayuda a su criada (Whoopi Goldberg, demostrando que es una fantástica actriz dramática) a sobrellevar el boicot que la comunidad negra había decidido hacer al sistema de transporte público por la doblegación de los negros ante los blancos en la vida urbana. Con esta película observé una interesante cuestión: es muy natural acordarnos de todos aquellos negros que se echaron a las calles en aquellos turbios años ante tanto sometimiento, obviamente es una cuestión que nos lleva de cajón. Sin embargo, también es gracias a mujeres como la protagonista de esta cinta (aunque parezca que es sólo ficción y buenas maneras narrativas) por las que las cosas también comenzaron a cambiar. 

Un largo camino por recorrer el de la lucha por los derechos civiles.

La película se sitúa a partir de un acontecimiento histórico importante, a pesar de su aparente cotidianidad: Rosa Park, una mujer negra que trabajaba de modista, ocupa en el autobús un asiento reservado a personas blancas y el conductor del vehículo llama a la policía. La detención de Rosa deja al descubierto a nivel nacional los escasos servicios prestados y las duras leyes contra la gente de color en Alabama. Es por eso que Martin Luther King crea la Montgomery Improvement Associaton, una institución dedicada a la defensa de los derechos civiles. Es esta asociación la que organzia ese boicot hacia los autobuses, que duró un total de 382 días. Durante 382 días los negros mostraron su rechazo ante tal escándalo, prefiriendo ir a pie, como es el caso de Odessa, la protagonista de este pequeño pero brillante largometraje. 

Rosa Park, inolvidable activista de los derechos civiles

Para finalizar, considero de especial interés este cortometraje premiado en festivales como Sundance y Cannes. Vamos, lo que vengo a decir como ¡¡¡¡UNA URGENTE RECOMENDACIÓN!!!!. A partir de la recreación de una de aquellas míticas actuaciones de The Shirelles, la película cuenta, en clave de imágenes contrastadas con la alegría de la actuación, los verdaderos horrores a los que eran sometida la población negra incluso ya en décadas avanzadas del siglo XX. Años de dolor, lucha y sufrimiento. Y todo ello me ha servido para definir el concepto de LEALTAD. Muchas gracias.

martes, 24 de abril de 2012

Canciones redondas: "When you walk in the room". JACKIE DESHANNON



Jackie DeShannon compuso uno de los temas más redondos y espléndidos de la década de los 60. "When you walk in the room" no sólo se queda en una bonita canción de amor más, sino que supone toda una declaración de intenciones. Toda una descripción emocional de las sensaciones que uno siente cuando inexplicablemente su corazón se carga de buenos sentimientos hacia alguien particular. Tiene la sinceridad más poética del country, lo más pegadizo y directo del pop y un sonido rock-and roll de los más adictivo que combina melodías en guitarras eléctricas sobre acordes de guitarras acústicas propias del folk. Todo con irresistibles violines que sacan todo el buen sentimiento de su letra y una percusión que marca un ritmo marcado y rápido. Una fugaz y espectacular obra maestra que tan sólo dura un par de minutos. Un par de minutos para sintetizar una ola de emociones que sólo ocurre con ese enamoramiento adolescente que se consolida en algo más maduro y real. Una de las canciones más perfectas y bonitas de la historia del pop que ha ido ganando reconocimiento con los años. En el vídeo podemos ver toda una recreación de jolgorio y alegría con una Jackie en estado de gracia, muy recatadita en su vestimenta, pero derrochando simpatía y vitalidad (¡¡atentos a su pegadiza forma de bailar!!)


Y es que segundo largo de Jackie DeShannon, grabado en 1964,  (tras consolidarse como una reconocida compositora del pop, el rock, el folk y el country, pese a su corta edad) está lleno de composiciones de gran madurez. "Breaking it up in The Beatles Tour" fue una recopilación de los temas más exitosos que cantó como telonera de los de Liverpool en su primera tourné Americana. Unos padrinos de lujo que la consolidaron a lo largo de toda América como un ídolo juvenil. El disco es irresistible y juvenil. No ha envejecido para nada. En él encontramos una primera versión de la composición de Sonny Bono "Needles and Pins", otra muestra de su inconfundible voz rasgada y expresiva y una declaración de intenciones en cuanto a un sonido cargado de guitarras acústicas con arreglos rítmicos y marcados. O grandes baladas de sencilla y virtuosa ternura como la triste "She don't understand like I do" o la progresiva "Hold Your Head Up".



Las más rock-a-billy pueden venir mezcladas con puro sonido pop girl-group como "Should I Cry", tirando más al soul como "You won't foret me", siendo más puramente rock como "It's love, baby", o simplemente homenajeando a su idolatrado Buddy Holly (mediante la versión del clásico "Oh, boy!" o la decadente "The Prince"), influencia muy interiorizada en toda su música. Para rematar géneros propios de toda la geografía americana, podemos encontrar una bonita versión del espiritual "He's Got The Whole World In His Hands", toda una maravilla de ritmo y alegría (¡¡¡no me imagino empezar un concierto de los Beatles con tales temazos como teloneros!!! ¡¡¡sería ya demasiado!!). El disco puede pecar a veces de lineal, ya que mantiene su marcado ritmo durante prácticamente toda la grabación, sin embargo, no se hace para nada largo y en poco tiempo se puede llegar a disfrutar sin apenas tener percepción del tiempo. Toda una gozada de disco que ha quedado relegado con el paso del tiempo a un segundo plano, pero que aquí, en La Alcahueta, reivindicamos como un disco legendario e imprescindible para entender el nacimiento del pop y del  rock tal y como hoy los conocemos.

Un genio de rubios cabellos y juvenil desparpajo. Disfruten.

lunes, 23 de abril de 2012

Memorias cinéfilas: COAL MINER'S DAUGHTER


No me puede gustar más esta película. Y eso que en la dirección no tiene nada de especial, muy correcta y bien hecha por Michael Apted. Es simplemente una historia de lo más entretenida, la vida de Loretta Lynn, que a los 13 años ya era madre y esposa, allá por el estado de Kentucky. Sus orígenes no podían ser más humildes. Por eso, el llegar a convertirse en una estrella del country de una forma tan natural e imprevisible, no es una historia muy sencilla de contar. En todo momento vemos a Loretta siendo una "esclava" de sus circunstancias. Que si bien de forma voluntaria, en todo momento ese anhelo de libertad y esa apatía y resignación ante el sometimiento (primero, paternal, luego, marital y doméstico, y, por último, aquel generado por la fama y los compromisos profesionales) se ven plasmados de forma genial en la historia, y, en el caso de la propia Loretta, en sus maravillosas canciones. El film está basado en su propia autobiografía, y resultó en su momento una novedad el filmar un biopic de alguien vivo (o si no, preguntadle a Joan Crawford si le hizo gracia el suyo -pongo ese enlace en latino porque me hace más gracia-). Para mí es uno de los grandes genios creativos a la hora de componer brillantes melodías y narrar toda clase de historias muy inspiradas en su vida:

Loretta Lynn – Wildwood Flower



¿Y cómo no hablar de una enorme película sin unas grandes interpretaciones? Aunque Tommy Lee Jones cumple de forma magistral como ese marido tan americano, tan constante, tan detallista y autoritario a la vez, Sissy Spacek se COME TODA LA PELICULA. Sissy es una de mis 4-5 actrices/actores preferidas. Su versatilidad y su carisma arrollan al espectador, conectan con su mundo. Su fragilidad como mujer le dota a su vez de un carácter interpretativo muy a la talla de las grandes actrices del cine clásico. Y su peculiar belleza rojiza que ya nos cautivó en Badlands con aquel anodino personaje adolescente, nos impactó en Carrie con aquella víctima de la sociedad que acaba en la locura total, nos hizo llorar en "Buenas Noches, Madre", con aquel impactante diálogo entre una hija al borde del suicidio y su propia madre, o nos hizo reir en la reciente "Criadas y Señoras" (¡qué gran ejemplo de que en la industria americana hay aún enormes producciones de entretenimiento y reflexión histórica!). En "Quiero Ser Libre" (título en español) SE SALE. Literalmente. ¿Cómo es posible hacer un personaje de 13 años creíble cuando tienes treinta y un años? Dios, Sissy, es que lo bordas. Tu evolución y madurez durante toda la película no sólo encuentra un lazo de parentesco con la propia Loretta (la cual te había escogido, si no me equivoco, para el papel), sino que captas a la perfección el espíritu enjaulado de tu personaje. Un espíritu libre que intenta sentirse a gusto en su entorno, en su hostil entorno. La mímesis entre Sissy y Loretta llega a tal extremo que no distinguimos entre quién es quién. Y las canciones, tan magníficamente interpretadas, por la propia actriz, suponen todo un soundtrack de placentera escucha acompañando a unos poéticos planos de la geografía estadounidense.


Versión para la película de la encantadora Sissy Spacek, del tema más autobiográfico de Loretta. ¡¡En la peli creí que era un play-back!! Pues no.

¡¡Simbiosis PERFECTA!!

Loretta/Sissy triunfando como los Chichos. ¿No es guapísima?

Por otra parte, es interesante ver lo bien que está retratado el mundo del espectáculo cuando todavía estaba en pañales. El mundo del showbussiness comenzó a despegar por esa generación de cantantes, principalmente por el country y el incipiente rock-and-roll. Es por ello que nos podemos encontrar con una adorable Patsy Clane en los mejores momentos de su carrera musical (antes de verse truncada por un accidente de avión) interpretado con gracia y simpatía por Beverly D'Angelo, que encuentra una complicidad perfecta con la protagonista en las pocas escenas en las que aparece. Por último, la sociedad de la América profunda, anclada en las entrañas de la tierra y de los montes Apalaches, también puede contemplarse en su melancólica decadencia y en lo cerrado de su sociedad. Toda una magistral obra de arte que sin más pretensiones cuenta una historia de superación, con un personaje principal que evoluciona de una forma natural y progresiva mientras alcanza las cumbres del estrellato. Esta cinta supone el único y merecido Óscar a su protagonista. Cine sin más pretensiones. A continuación, les dejo con una actuación MÁGICA E IRREPETIBLE de dos de mis ídolos de la cultura americana, que si hay algo de bueno en ella es esa imperturbable inocencia transmitida a través de su folclore:



domingo, 22 de abril de 2012

Música que me provoca el ÉXTASIS

Detalle de "El éxtasis de Santa Teresa", Gian Lorenzo Benini. Iglesia de Santa María de la Victoria. Roma.

Primavera. Mis instintos vitales despegan. El tiempo de letargo ha transcurrido entre anhelos, tormentos y absurdos vacíos sentimentales. Por eso, con la llegada del buen tiempo a la costa malagueña, vuelvo a encender la mecha adolescente y un petardo explota en mí. Si con canciones como "Going Back", de Dusty Springfield, despierta en mí un virtuoso y apolíneo éxtasis apenas comienzo a escuchar esos arreglos al piano, o con discos como "Girlstown" aún sigo intentando descubrir los aspectos más oscuros de mi solitaria personalidad, ahora Dionisos se apodera de mi sentido musical, y me hace recuperar ciertos temas que son para mí la expresión de toda mi vitalidad juvenil y adolescente. (yeeeeeahh!!) Y, ¿por qué no? Las razones por las que me vuelvo a interesar por la liberación sexual de décadas atrás. He aquí alguno de los mágicos temas con los que puedo alcanzar un estado de absoluta esquizofrenia!!

THE TAMMYS. "EGYPTIAN SHUMBA"

Con este trío de quinceañeras que quizás no pasen a los anales del rock, me he marcado varios golpes involutarios al entrar en estado de absoluto desenfreno y frenesí. La cancioncita, de 1963, muestra a tres adolescentes en el despegue de su sexualidad juvenil, explotando en los oídos del oyente como un cóctel bien cargadito de ritmo circense, "egyptian style", con una letra de los más absurda que cobra su sentido en esa atmósfera tan petarda, rozando lo punk, que puede llegarse a degustar en el paladar, como si de una miel prohibida se tratase. Los coros, progresivamente, van alcanzando el éxtasis sensorial hasta llegar a parecer auténticos orgasmos animales de sedientas púberes en una sociedad tan repipi y recelosa de los años 60. De hecho, este tema es todo un clásico de culto, y los críticos coinciden en señalar las voces de las jóvenes como "hienas sexuales". ¡Todo gracias al genio de mi adorado Lou Christie!



REPARATA. "SHOES"

Reparata fue la vocalista de un grupo de culto a finales de los 60 que versionaba (de una forma un tanto mediocre la mayoría de las veces) a los grandes girl-groups y bandas de la psicodelia de finales de los 60. En su haber cuentan con una interesante discografía en lo que se refiere a temas propios, sencillos y fresquitos en su mayoría. Este grupo eran las Delrons. Tras la separación de su vocalista y la adopción del nombre Reparata por parte de una de las antiguas coristas, la auténtica "Reparata" volvió para reclamar su autenticidad y, firmando un pequeño contrato discográfico, vuelve a los escenarios junto con sus otras compañeras. Eso sí, totalmente subordinadas a ella, que para eso era la estrella. "Shoes" es el mejor tema de su carrera. TODO UN PELOTAZO en cuanto arreglos. En su empeño por recrear la atmósfera de una boda griega (que parece ser que de eso trata la canción, simplemente de una boda), los arreglistas trabajaron en crear una de las mejores piezas de la psicodelia que se hayan creado jamás, hasta el punto de volverte un jodido adicto a sus inmejorables solos de cuerda, sus coros fantasmales y la voz de una Reparata madura que demuestra no ser una groupie más. Fenomenal. El éxtasis que me provoca esta canción no lo he podido volver a saborear jamás de la misma forma. Es como si todos mis sentidos me hicieran volar quilómetros sobre la tierra, y es que el despegue de progresión que experimentas con el sonido es, en una palabra, BRU-TAL. La canción ha quedado limitada a pequeños círculos de coleccionistas y al deleite de especímenes melómanos como un servidor.



NICKI MINAJ. "ROMAN HOLIDAY"

Declaro Roman Holiday como la canción más Inmundicia Pérez del mundo. Y la causante TODOS mis problemas de identidad y personalidad. ¡Y si es tan divertido tener tales problemas mentales es gracias a esta hilarante y surrealista pieza que hace honor a las grandes paranoias de nuestra cultura tales como "The Phantom of the Paradise", de Brian de Palma o la mismísima "Showgirls"!. Nicki desdobla su identidad en varios alter egos, por un lado, la madre de su Roman, por otro, el mismo Roman. Según lo interpreto, la madre de Roman quiere que su hijo cure su homosexualidad. Y es que al parecer, Roman está poseído por la perra intrusa de Nicki Minaj, causa de su orientación sexual. Y es que tal paranoia no podría llevarse a cabo si no fuera por una canción tan sumamente impactante, rayante y explícita como "Roman Holiday". Su actuación en la gala de los Grammys supuso todo un "WTF?" en medio de una recatada ceremonia llena de homenajes un tanto aburridos al inolvidable genio del country Glenn Campbell. Como siempre, Nicki Minaj causa polémica, esta vez con cierto sentido y complejidad argumental (frente a otras wannabes de Madonna  cuya personalidad bizarra viene dada por los directivos publicitarios de su discográfica). Yo, con este tema, pierdo toda mi sensatez, mi orientación espacial y mi propia identidad. Y es que cuando todos tus alter egos se pelean por salir a la luz a la misma vez, no sabes qué hacer y el resultado acaba por explotarte en la cara. Por cierto "Pink Friday: Roman Reloaded" es un disco que, a medida que voy descubirendo, me supone una de los mejores discos pop que he escuchado, a pesar de las estúpidas críticas que se puede haber llevado... ¿en serio un disco tan complejo como este puede valorarse a partir de una sola escucha? ¡En serio, se necesitan por lo menos 20!

miércoles, 14 de marzo de 2012

Conclusiones

Reflexión de hoy:


DUSTY DUSTY DUSTY DUSTY DUSTY DUSTY
DUSTY DUSTY DUSTY DUSTY DUSTY DUSTY 
DUSTY DUSTY DUSTY DUSTY DUSTY DUSTY 
DUSTY DUSTY DUSTY DUSTY DUSTY DUSTY 
DUSTY DUSTY DUSTY DUSTY DUSTY DUSTY 


¡¡Me encantas, Dusty!!

miércoles, 29 de febrero de 2012

"Breakaway", de Irma Thomas


Querido blogger, no sé si esta es una despedida (en todo caso temporal, creo) o si te volveré a actualizar dentro de cuatro días colmado de alegría y buen rollo. Pocos sabemos el momento en el que un día tendremos que escapar, así que te comento esto por si las moscas. Quizá todo esto me haya servido para darme cuenta lo buena que es mi vida: si el menor de mis problemas es tener un mal día y poder contarlo aquí tengo más que suficiente. Pero como esto no es sólo un a terapia, sino un templo de adoración al pop, al soul y al rock-a-billy aprovecho hoy para homenajear a una de las grandes damas de los tres géneros antes expuestos: la inolvidable Irma Thomas. Su particular "Breakaway" no es que la colocara en lo más alto, pero algo mucho mejor: la convierte en una leyenda, influyendo a toda una generación de cantantes y compositores (la mismísima Jackie DeShannon la versiona estupendamente en una de sus primeras grabaciones). El único reconocimiento digno del mainstream hacia Irma ha sido un Grammy en 2007 y para de contar. Como curiosidad hace dos colaboraciones en el álbum de debut de Hugh Laurie (sí, el doctor House) WOOOOOOW! Este mito del "rock-a-billy" tiene auténticos temazos en su dilatada carrera. "Take a Look" es una de las mejores baladas de la historia, un bonbón a nivel del mejor Stevie Wonder, las mejores Royalettes o el mejor Burt Bacharach. "The Soul Queen of New Orleans", como se la conoce, continúa en activo y en perfecta forma, siendo una de las principales personalidades en la escena blues del sur estadounidense. A Ella, toda una leyenda, le dedico esta modesta entrada. Por lo demás, creo que si me olvido de mis problemas por algún tiempo no tendré que seguir con esta tortura anímica.




Nota adicional: esta canción la compuso ni más ni menos que la gran Jackie Deshannon. Y lo mejor de todo que su versión salió a la luz en un compilado de finales de los 90. Bravo, Jackie!!

sábado, 14 de enero de 2012

El corazón es un cazador solitario. En busca de GIRLSTOWN



Esta película de la que no muchos han oído hablar es un amargo retrato de la sociedad sureña americana de mediados del siglo XX. Protagonizada por Alan Arkin (en la que nos regala una soberbia interpretación con la que logra atravesar la piel del espectador) y Sondra Locke (simplemente encantadora y maravillosa) tiene un argumento en el que varias historias convergen en la figura del sordomudo John Singer (Arkin), cuyo personaje muestra toda la nobleza del ser humano. Y es que la dimensión humana de sus personajes es realmente conmovedora, todos con sus miserias y defectos, pero al fin y al cabo oprimidos por una asfixiante sociedad de lo más cerrada y en constante transformación. La película aborda desde la problemática de la segregación racial durante los años 50/60, al terrible drama de una adolescente cuyas ansias de salir de la ciudad y tener oportunidades en la vida se ven impedidos por circunstancias familiares tales como el pertenecer a una clase social baja. La figura de John será el eje que cambia de rumbo la situación de todo el que entabla amistad con él, ayudando a entender el mundo en el que viven y dándoles el impulso que se necesita para enfrentarse a sus problemas: la actitud de superación. Es por tanto, que podemos ver cómo todos los personajes evolucionan, se transforman y crecen poco a poco, aprendiendo de sus errores y encontrando un nuevo sentido a sus vidas. La película es, al fin y al cabo, una triste y evocadora historia del verdadero sentido de la amistad. 

Y como alas son las que uno que escribe ansía (cada minuto que pasa las necesito más amplias y fuertes), la ventana de mi piso, desde la que contemplo la autovía que conecta Málaga con Campanillas, es únicamente el único contacto que tengo con el mundo exterior en esta frenética época de exámenes. Horrible, ¿verdad? Pero no es del todo malo, uno sueña con otros lugares y otro tiempo, y, en relación con esta película, me dedico a reseñar mi último pequeño descubrimiento musical, que no para de retumbarme en el cerebro durante todo el día. Carol & Gerri, ese es el nombre de sus intérpretes cuyas referencias me es imposible encontrar (ains, ¡cuánto más imposible me es, más aumenta este anhelo!) que, en relación con la película de hoy, podría formar parte de la misma atmósfera, una atmósfera de enero con la que pretendo mirar hacia el futuro, pero con la que al final saco las mismas conclusiones: ¡Qué raro que es todo! ¡Y qué romántico!


Es así como acaba uno de los recopilatorios más alucinantes y raros que he tenido la oportunidad de escuchar. "Girlstown" es toda una experiencia paranormal que algún día me atreveré a comentar. Desde la primera hasta la última canción, podemos encontrar un sonido girl-group de producción un tanto pobre, de voces de un pasado lejano y de nombres tan olvidados que incluso dudo de que en su día fueran algo conocidos (curioso que en todos ellos aparezca un tema de ¡¡¡¡¡BRENDA LEE!!!!). Su portada ha decorado durante meses mi fondo de escritorio, y es que, por muy horrible que les parezca a la moyoría (para mí es TODA UNA OBRA DE ARTE CAMP), ese Girlstown es un sitio que ansío algún día visitar... aunque sólo exista en la imaginación de aquellos que puedan emocionarse con un sonido tan imperfecto como auténtico. ¡Gozada!

Todos somos cazadores solitarios... Mi destino es Girlstown

miércoles, 11 de enero de 2012

Material Estelar

Y así es lo difícil que resulta llegar al fondo de una personalidad. "Las personas están hechas del mismo material que las estrellas". Brillante frase para mostrar la magia del ser humano. Sólo una personalidad tan fascinante como la de Essra Mohawk podría lograr, a través de la música, componer una canción que para mí ya es un proverbio en toda regla. Y es que a los que somos difíciles de catalogar normalmente tendemos a estar en la sombra siempre de la sociedad moderna. Sí, esa en la que tener un número de serie es tan desesperadamente necesario. Pero casi mejor. Así los riesgos parasitarios se reducen considerablemente. Lo único malo viene cuando un gran cerebro permanece en la sombra y para el mundo es casi inaccesible conocer su gran talento. Sí. Hablo de esta joven cantautora, amadrinada por el imprescindible Frank Zappa. Y es que sólo son dignos de escucharla aquellos que NO buscan un estilo demasiado determinado, desde el punto de vista de una convención musical, un género o unos estereotipos, claro está... porque en realidad su sello es del todo inconfundible.


Lo más curioso de todo es que el tema sólo constituye una maqueta... ¡¡¡¡SÓLO UNA MAQUETA!!!! Cuando la atmósfera de la canción es cuanto menos emblemática. Es algo que va más allá de la música, un viaje sideral propio de una gran obra cinematográfica de culto de los años 80. Una preciosidad, vamos.