miércoles, 7 de septiembre de 2011

"SHE IS SO UNUSUAL". CYNDI LAUPER: El eterno símbolo de la juventud americana

Recuerdo que hace tres meses pasaba de Cyndi Lauper como de la mierda: me causaba una indiferencia estrepitosa: su estilo y su forma de cantar tan gritona me hacían asociarla al petardeo hollywoodiense que hoy día está en su máximo esplendor (aunque del que nunca he estado en contra). La leyenda de Cyndi Lauper se forja cuando me paso su disco (que no sabía que aún ocupaba memoria en mi ordenador) a mi reproductor mp3 para enfrentarme al duro ejercicio del madrugar para ir a trabajar. Directamente lo seleccioné, lo corté y lo copié. Seguramente lo tendría pululando una semanica por el reproductor, pasando sus canciones directamente para llegar a cualquier esperpéntica canción de Pink (que viene muy bien para ponerse en marcha). Pues bien, casi pago mi propio error con creces: "She is so... inusual", que es el disco en cuestión es uno de los más redondos discos de pop (en su concepción más virginal) que he tenido la suerte de disfrutar.



¿Y por qué este cambio de parecer? Pues bien, porque este disco, simplemente, es un estado de ánimo en sí mismo, la definición de música pop como expresión de un sentimiento se cumple perfectamente. Y es que, si de algo me contagia la música de la pelirroja treintañera con imagen de quienceañera es... EL BUEN ROLLO. Y, aunque parezca una definición muy superficial, es lo único que se me viene a la mente para definirlo: BUEN ROLLO, pero no en plan "flamenkitoh, boteyon, fiestukkiih, chunda-chunda" que tanto abunda en la radiofórmula patria. Es un buen rollo cargado de inocencia, de ingenuidad y de muchas ganas de vivir. La imagen punky, juvenil y simpática de Cyndi ha logrado fascinarme hasta límites insospechados.

El disco en cuestión dura cerca de cuarenta minutos distribuidos en 10 tracks... más de media hora que se pasa en un suspiro. Durante los 6 primeros tracks tengo siempre la impresión de que estoy escuchando la segunda canción del disco.

1. "MONEY CHANGES EVERYTHING": Decidida, eléctrica y de letra algo amarga, con tintes críticos y puede que hasta autobiográficos. Una pieza que pone al oyente en situación. Y que anticipa el sonido que va a estar escuchando durante el resto del disco. Esto podría resultar algo malo. ¡Nada de eso! Pese a que la producción es muy uniforme, todas las canciones tienen algo muy diferente al resto, pero es ésta primera la que recoge el espíritu musical y rotundo de todo el pack.


2. "GIRLS JUST WANT TO HAVE FUN": A través de las calles de la ciudad, Cyndi y sus adolescentes amigas reclutan toda una serie de variopintos personajes que culmina en una gran fiesta en su cuarto, con unos padres cabreados y todo un guiño a una famosa escena de "Una noche en la ópera" de los Hermanos Marx. La canción refleja el espíritu de toda una década, de la primera generación MTV, de los sintetizadores y de la ingenuidad adolescente. Todo un himno de la cultura popular que en lugar de envejecer cobra otra nueva dimensión y la sitúa en el imaginario colectivo de una forma imperecedera. La simpatía en estado puro.



3. "WHEN YOU WERE MINE": Una preciosa canción de Prince puesta desde un enfoque emocional desbordante, donde la voz de Cyndi muestra su lado más expresivo. Una canción que pone aún más alto el listón del disco siendo la canción progresiva por excelencia en cuanto a interpretación vocal. Una terrible historia que es toda una constante en la vida: "te amo más de lo que lo hice cuando eras mío". Conclusión: te das cuenta de que no te queda aliento cuando vuelves a la realidad y ves que ha acabado la canción.

4. "TIME AFTER TIME": En ese pequeño tramo de tiempo (un par de segundos) entre ambos tracks no tenemos tiempo de recuperarnos. La atmósfera que desde el segundo cero tiene esta canción invade en todos los sentidos al espectador. De repente, un nudo se hace en la garganta y un agradable frío se apodera de toda la piel. La voz de Cyndi suena suave y melancólica en la canción más emotiva de todo el disco. La más emotiva y la más sencilla, pues no requiere una gran estructura ni siquiera metáforas ni recursos estilísticos ni grandes rimas. Simplemente transmite perfectamente su mensaje: "Si te caes, te cogeré... Yo estaré esperando una y otra vez". El videoclip no puede ser más emotivo y más realista. Todas las despedidas en cualquier estación suenan igual de amargas aunque positivas. Como si en el videoclip y la canción el día se tornara de ese color. Ver a Cyndi susurrar mientras llora en silencio al final del video hace que la adores aún más y demuestra su versatilidad como intérprete y calando de forma definitiva en el corazón de los americanitos. A continuación, una absurda secuencia de baile en la que conocí esta canción, donde mi idolatrada Lisa Kudrow danza como un colibrí junto a Mira Sorvino en el clásico de culto "Romy y Michelle"



5. "SHE BOP": La canción más ochentera del disco es también uno de los platos más fuertes. Con un extrañísimo videoclip que incluye una secuencia animada de lo más alocada, este tema funcionó bastante bien como tercer single. Aunque sin superar el éxito de sus predecesores, la canción se ha constituido como uno de los mayores éxitos de su carrera y como un emblema generacional.  De todas formas, difiere bastante de las otras canciones, es la más chiclosa y enigmática, también parece la más "Michael Jackson" de todas, pues el rey del pop ya dejó bien asentada su influencia años antes. Genial el solo de sintetizadores y de los "bops" que emergen de la garganta de la Lauper.



6. "ALL THROUGH THE NIGHT": De nuevo la voz de Cyndi se vuelve más calmada. Esta canción, para mí, supone ya la confirmación de que este disco es una joya. O si no, no es posible explicarse que las seis primeras canciones de un disco de una debutante sean tan rotundamente buenas. Una balada con toques progresivos y con unos solos de sintetizadores que hielan el ambiente y nos sumergen en la noche de la canción. El estribillo, para mí, es el más bonito del disco. "Until de end... there is no end". ¡¡¡¡¡UNA PRECIOSIDAD!!!!

7. "WITNESS": Una simpática canción con ritmos reggae conforman uno de los tracks más simples de todo el disco: letra repetitiva, pero muy disfrutable después del torrente de emociones vividos en las seis anteriores canciones. Desenfadada, alegre y con unos arreglos que dotan de mucho dinamismo y jolgorio a la canción, a pesar de que abuse de la misma base propia del reggae. Una pequeña delicia que ya quisieran muchas petardillas de hoy lograr a tener en su haber.

8. "I'LL KISS YOU": Un chicle ochentero que como posible canción de relleno está mejor que bien debido a lo pegadiza que es. Siguiendo la línea de la anterior, el ritmo está marcado por un repetitivo estribillo en el que se te quedarán las palabras "Twidely-dee and Twidely-dum". Una absurda canción que no desentona con el ambiente simpático y despreocupado de todo el disco, en especial de esta segunda parte.

9. "HE IS SO UNUSUAL": A modo de pequeña pieza musical de los años 30, la voz de Cyndi se muestra de lo más simpática y natural. O si no, miren lo graciosamente que se expresa con esa vocecilla y ese aspecto de angelote diabólico.



¿No es maravillosamente graciosa su voz? ¡Es como si Jean Arthur la hubiera poseído! Pero lo mejor es su descaro y soltura... ¡¡es lo que toda estrella pop necesita para meterse a la masa!! ¡¡Y Cyndi lo consiguió en un plis plas!! Y lo mejor, sin necesidad de escandalizar o polemizar. Aunque, la palma del anterior vídeo se la lleva Boy George cuando agradece el premio a los americanos diciendo que ellos sí que saben reconocer a una drag queen cuando la ven. JAJAJA.

10. "YEAH YEAH": La última pieza del disco destaca por ser una sencilla canción donde destacan unos coros masculinos que Cyndi se encarga de repetir. El estribillo es el título de la canción. No es demasiado quebradiza, pero uno ya presiente el final de la odisea y se limita a despedirse de una grata experiencia con ese pegadizo ritmillo que envuelve al ambiente.



Cyndi, bailando como una cabra loca cuando vuelve a casa tras una noche de diversión adolescente


Uno se pregunta por qué en varias webs de prestigiosos críticos se menosprecia un poco a este disco, si bien tampoco se deja por los suelos. "She is so unusual" tiene un valor cultural bastante importante, ya que no sólo marcó un antes y un después en la forma de entender la música pop, como si entre Olivia Newtom John y Kylie Minogue hubiera un paso intermedio, una forma rebelde y divertida de hacer bailar a las masas y a la vez llamar la atención de una forma muy peculiar. Es como si hubiera resucitado el espíritu de la simpática música de Lesley Gore y lo hubiera adaptado a los ochenta. Sólo se me ocurre pensar en que quizás las letras no sean profundas en el sentido retórico, pero eso es un punto a su favor. Sin ser superficiales son rotundamente directas y sin tener que recurrir a metáforas y símbolos resulta delicioso y emotivo el mensaje de la mayoría de sus canciones, reforzados con una atmósfera adecuada a cada tema (sin dejar de lado el electropop) y con una Cyndi de lo más versátil que, aunque pueda resultar una petarda del pop, su transfondo y su personalidad conectan perfectamente con el corazón del oyente.

Para finalizar, un homenaje realizado en los Simpson, donde demuestran que Cyndi es y siempre será uno de los mayores iconos de la cultura pop y lo que es más, a pesar de sus 58 años, el símbolo de la juventud americana que aún hoy día parece conservar. Ese honor no se lo quita nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario