martes, 4 de octubre de 2011

Mamá asesina: ¿Quieres un poco más de té, señora Nesbit?

Abuelita, la cena ya está preparada y lista para servir 

Kathleen Turner es una actriz de leyenda. Ella es la mentalmente enferma esposa en "La guerra de los Rose", ella es la encantadora Peggy Sue en la entrañable cinta de Coppola, ella se erige al micrófono a la hora de dar voz a la INOLVIDABLE Jessica Rabbit, ella es la obsesiva y enfermiza madre. En su haber cuenta con títulos de auténtico furor mediático como "El honor de los Prizzi" o "Tras el corazón verde" u otros de auténtico culto como "La pasión de China Blue"... ¡¡¡ella fue el padre de Chandler Bing!!!

Pero de entre todos sus papeles, el más divertido y surrealista siempre será la perfecta ama de casa que interpreta en "Serial Mom", la película que el gran John Waters rasga un poco más los manteles de la sociedad puritana y reprimida y demuestra estar por encima de todo y de todos. Kathleen borda a la perfección su papel y logra ser toda una neurótica criminal que se gana el corazón y la simpatía de su público: escenas como un asesinato con una pata de cordero o en mitad del escenario de un concierto siempre quedaran en mi retina para sacarme una risotada en el momento más inoportuno (como siempre). Berverly sería perfectamente la presidenta de la asociación de padres del colegio, la vecina bondadosa que siempre reparte deliciosas galletitas en halloween y la perfecta ama de casa que prepara a sus hijos una fresca jarra de TANG para la merienda (después de que Leslie haya salido de sus clases de piano y el pequeño Jeremy del entrenamiento con el equipo de baseball). Toda una generación de señoras todoterreno que durante generaciones han sido las esposas perfectas y las vecinas ejemplares que toda buena maruja envidiaría tener como nueras.

¡¡La familia ejemplar que todo buen americano debe tener!! (el product-placement jamás había estado mejor justificado)

Quitándonos el sombrero ante una Ricky Lake simpatiquísima, debemos resaltar entre los secundarios a la estupenda Mink Stole, la pobre víctima de las amenazas telefónicas de Beverly Sutphin. ¡¡¡¡NUNCA LAS PALABRAS COÑITOS PELUDOS HABÍAN SONADO TAN DIVERTIDAS!!!!

 Beverly defenderá con sangre y sudor las buenas costumbres del pueblo americano. ¡¡¡¡Toda una mamá ejemplar!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario