domingo, 11 de abril de 2010

AMO A KATE BUSH

Después de haber escuchado un disco como "Hounds of love" solo puedo plagar mi lengua de elogios ante esta gran dama de la música.

Y no digo del pop, ni del rock. Porque su música no es ni una cosa ni otra, sin embargo, son las dos a la vez. Un pop y un rock que van más allá de eso: es la búsqueda de la belleza en el sonido en todas sus concepciones: el sonido de la palabra y su consiguiente reflexión en el mensaje que transmite (así como su atractivo en cuanto a la composición), el sonido de su voz y de sus melodías (como si de una mítica sirena se tratase, ya que posee una capacidad vocal de más de cuatro octavas, pudiendo pasar de una nota grave a un hermoso canto de delfín en menos de un verso) y, por último, el sonido instrumental, la música en sí misma, los arreglos orquestales y la brillante producción dirigida siempre por ella misma.

Kate Bush juega con estos tres elementos y explora todas sus posibilidades. El mayor atractivo de sus composiciones es la progresión de la composición: algo que va adquiriendo forma y fuerza a medida que la canción avanza.

Es por tanto, que amo a Kate Bush: de una forma astral más que animal (excepto en algunos videoclips): sus ojos, sus coreografías tan complicadas, su voz. Su personaje en sí.




sábado, 3 de abril de 2010

MUSITRONES

DEL SHANNON se convirtió en la década de los cincuenta en una de los GRANDES del rock n roll y de la música country. Y por ahora nadie ha podido ocupar su lugar. Su primer gran éxito, Runaway, supuso toda una revolución en norteamérica y el punto de referencia desde el que despegaría toda una brillante carrera llena de éxitos.

Tristemente, a comienzos de la década de los noventa, decidió terminar con su vida. Sin embargo, como a todos los grandes personajes de la historia, su genialidad nunca muere.



DEL ROCKS!!

viernes, 2 de abril de 2010

I`LL CRY IF I WANT TO...

Lesley Gore es sin lugar a dudas una de mis estrellas favoritas de aquella explosión pop que nos regaló la fabulosa década de los 60.

A la edad de dieciséis años y con el célebre Quincy Jones como productor en lo que supuso su primer trabajo relevante en el mundo del pop, Lesley alcanzó el número uno del Billbopard estadounidense con la más que famosa "It`s my party". Una explosión de ritmos alegres, pegadizos y festivaleros que envuelven una letra no tan feliz: nuestra pobre Lesley es abandonada por su novio Jhonny en su propia fiesta de cumpleaños.


Sin embargo, mi canción preferida de Lesley es "Maybe I know", considerada otro éxito que alcanzó también los primeros puestos de las listas estadounidenses. Todo un hit que constituye una referencia en el sonido llevado a cabo por los grupos vocales femeninos que imperaban en la época.



Dentro de poco haré una recopilación de mis canciones favoritas de los 60 de aquellas chicas de la costa este... ¡¡¡Hay tantas que me gustan!!!