miércoles, 23 de mayo de 2012

Gossip: La banda de nuestra generación

Beth Ditto junto a... ¡¡¡JOHN WATERS!!!
Definitivamente, NECESITAMOS A ESTOS DOS

¡¡GOSSIP!! No hay nadie como ellos ni aunque los busques bajo las piedras. La evolución de su sonido ha sido BRUTAL!! Y hablo de evolución, pues nada ha tenido que ver su salto al mainstream en los integrantes: sólo ellos saben reivindicarse a sí mismos mediante una actitud rebelde que para nada riñe con la búsqueda de una estética propia y que se ha convertido en un referente. Beth Ditto es de las chicas más guapas que puedan verse: el buen rollo que transmite y las ganas de divertirse son el punto de complicidad entre ella y el público. Años han pasado desde la formación de aquella banda de garage en plena explosión RIOT GRRRL! en la que con otras grandes bandas reinventaron el punk y lo convirtieron en un salvaje grito feminista sin precedentes en nuestra cultura. Pero para nada han perdido su frescura y actitud: Beth sigue en sus directos tan espontánea y arrolladora como siempre, haciendo que el público, en masa, salte, grite y sude al unísono bajo su impoluta y angelical voz. Esa es la esencia que no se debe perder. Es por eso que Gossip es de los pocos estandartes de la rebeldía juvenil que no me han decepcionado con el paso del tiempo.


Beth es mi particular icono de esta generación, una generación que ha heredado los prejuicios del anquilosado estilo de vida ahora reflejado en la incertidumbre social y el desastre financiero. Pura decadencia todo. Sin emnbargo, Beth es la voz de todos aquellos que deseamos romper todos esos rancios valores que nos han sido impuestos a moquetazo limpio bajo atractivos eslóganes consumistas y estúpidas lecciones de comportamiento moral en las escuelas. Queremos un nuevo canon, Beth. Te necesitamos más que nunca.


Aquí os dejo con los dos últimos singles de la banda, de su último DIS-CA-ZO. "Perfect world", en esta agitada época de reivindicación e imposición ante los fulminantes recortes y la cada vez más débil promesa de un futuro mejor, se ha convertido en mi himno. En aquel sonido que me hace levantar el brazo y gritar de rabia y furia. Sé que todo es una mierda y que los buitres intentarán sacarme los ojos como sea, pero no hemos de rendirnos ante tal invasión. Sigamos en el camino por muy difícil que sea y atravesemos sus baches con la mejor música posible, sin perder en nuestro ánimo el sentimiento adolescente e ignorando a cada paso lo mucho que nos sangran los pies. "Perfect world" no sólo es la consagración de Gossip, sino todo un grito de guerra ante esta apocalíptica situación por la que pasamos tantos y tantos jóvenes. Atentos  a la voz de Beth en el estribillo.... ¡¡¡angelical éxtasis!!! 


Y como segundo single, la enérgetica "Move in the right direction", la canción de este verano que cuenta con un videoclip sencillo y con una Beth Ditto en estado de gracia. Y es que el tema pega en cualquier parte: desde en la radio hasta en la discoteca o en los chiringuitos, haciéndonos recordar que en estos lugares, antaño, también sonaban canciones decentes y desenfadadas, sin ningún tipo de estúpidas connotaciones sexistas y sexuales. Mucho esperamos aún de este implacable trío. Larga vida a Gossip. Love them.



martes, 22 de mayo de 2012

MAYO... DEFINITELY

El sueño adolescente camina como un alma en pena, divagando en tormentosas meditaciones sobre "qué hacer con..." o "como decírselo a...". Es lo mejor de mi vida urbanita. Inocentes preocupaciones y sueños que nacen, crecen y se desvanecen. Más o menos así eran los girl-groups de los 60, formaciones de chicas adolescentes con sueños que se materializaban en un par de éxitos y que con el tiempo morían en el olvido de las siguientes generaciones. Pero todo sueño queda en el subconsciente y deja una huella. Así, mientras mis pequeños dilemas juveniles vuelven a mi cabeza cada cierto tiempo, las canciones que realmente dejaron huella son las que siempre vuelven a aparecer, revitalizando los sueños de miles y las ansias de libertad de otros tantos.

  • AND THEN HE KISSED ME
    La La Brooks, la perfecta vocalista del mejor grupo de la factoría Spector, nos narra una pequeña historia con final feliz que a más de uno nos puede sacar a bailar sin coreografía alguna y arrancarnos a la vez que una sonrisa, una lágrima. Es este el efecto que provoca en mí el clímax de esta canción. Inocente, fresca, un inmortal sueño de lo más universal. Maravillosa.

  • ONE FINE DAY
    Los arreglos y voces de este tema no cuentan con la categoría de sonido de Phil Spector o la Motown Records, pero ya lo creo que la emoción del sonido permanece intacta. Su humanidad y su sinceridad, incorruptas en el paso del tiempo, logran devolvernos a los desesperanzados la promesa factible de ese buen día donde las luces de neón brillen en nuestra cabeza.

  • DANCING IN THE STREET
    AMO y REQUETEAMO este tema. Martha and the Vandellas se han convertido en mi grupo fetiche de la Motown. Todo mi espíritu melómano queda plasmado en esta pieza de puro y duro R&B. El vídeo no tiene desperdicio. Esos bailes, esa alegría y sobre todo esas vestimentas. ¡Por Dios! ¿Desde cuándo el mundo se volvió tan soso? "Dancing in the streets" es el tema que me levanta todas las mañanas y que me asegura que el día va a ser largo pero provechoso... y divertido. Y es que no hay mejor sensación que la de poner música a tus dilemas de universitario. Con canciones así, cualquier estigma que arrastre tu alma se convierte en una supernova que comienza a liberar grandes cantidades de energía para luego desaparecer... Así que todos, venga, disfruten y pónganse a bailar en la calle.

FELIZ MAYO A TODOS

viernes, 11 de mayo de 2012

Que me devoren las ballenas


"La ballena azul". Esta es una de las composiciones más hermosas que he escuchado en mi vida. Una perfecta definición de las almas solitarias y errantes tan poco apreciadas en una sociedad de hienas, buitres y tiburones ansiosos por sentar su culo en este podrido sistema, creyendo en rancios valores como el status social, en su eterna búsqueda por rellenar su vacío de placer estético y concupisciente. Y es ahí donde se quedan errantes todas las ballenas azules. Solas, buscando un corazón que las entienda y, finalmente, siendo sacrificadas por algún inútil bien al servicio de esos tiburones hambrientos.

"La ballena azul" no sólo se queda en una de las muchas fábulas que compusieron Vainica Doble. Tampoco lo podemos dejar en un auténtico y sagaz tratado ecologista. Es, simplemente, toda una genial pieza musical. Una melodía decadente, una atmósfera marina progresiva y una de las letras más crueles del universo. "Griterío de gaviotas, silencio de tiburones" es una de las más inteligentes frases que haya podido escuchar en una canción. Podemos ver dos partes muy diferenciadas: por un lado, la humanización más noble de "la bestia"; por otro, la bestialización de los cruentos humanos, que invaden los nobles ecosistemas sin piedad, sin pararse a pensar en las maravillosas historias y los tremendos personajes que guardan bajo sus aguas esos océanos tempestuosos e imponentes. Y es que, en la eterna búsqueda del dominio, el ser humano puede quedar perfectamente reflejado en unos valleinclanescas  estampas  de monstruos; en cuyo corazón el egoísmo se extiende como un tumor. Y mientras... las ballenas 



Vainica Doble... no tengo palabras para expresar lo tanto que me habéis enseñado, lo tanto que me habéis hecho crecer como persona. Cada vez que en las duras jornadas campestres de agosto, a pleno mediodía, se me viene a la cabeza "Caramelo de limón", mi corazón estalla de orgullo por saber que mi ser pertenece a esa tierra regada por el sudor de tantos otros castellanos que pasaron sus vidas segando el campo, recogiendo papas, melones, sandías, remolachas, labrando... No puedo sentirme más orgulloso de los padres que tengo. "Mermelada de ciruelas, el mar que en sueños ví". Sí. Ese mar que nunca tuvo que dejar de inundar los hogares de toda España, con el cálido y dulce olor de la ciruela en ebullición, con el reconfortante tacto del pan de harina de trigo recién sacado de un horno de leña, y con las notas musicales que los grillos, las ranas, las chicharras, los petirrojos y los nocturnos mochuelos.Vainica Doble homenajearon a las tierras del norte con "Caramelo de limón", pero yo me siento igualmente orgulloso de poder interpretar esta canción, siendo criado en esa incorrupta paz hacia nuestra naturaleza en las lejanas tierras de la Sierra en Medio. Gloria y Carmen, Carmen y Gloria, sois sencillamente maravillosas. Gracias a vosotras jamás pienso olvidar quién soy en realidad.

"Caramelo de limón" es una de las canciones más enigmáticas de la música española, con unos arreglos propios de la psicodelia y una estructura melódica de lo más hipnotizante. Os presento la que considero mi película favorita del cine español, su videoclip dirigido por Jaime de Armiñán.


Y, por último, "Un metro cuadrado", esa inigualable pieza que en tres minutos muestra la gloria más humana del ser humano. En tiempos donde todo lo rigen las cifras (la mayoría negativas) es absurdo pensar al punto al que nos han hecho depender de un estilo de vida totalmente asfixiante e inhabitable. Por eso, reivindico los progresivos versos psicodélicos de esta encantadora composición. El cómo las cosas más necesarias para la felicidad pueden caber en tan poco espacio es un planteamiento tan útil como olvidado. La propiedad privada en un metro cuadrado... bajo un manzano o una parra, para un espíritu que no conoce fronteras ni pueriles impedimentos como el éxito laboral o el reconocimiento social. Necesidades absurdas para aquellos ciegos que, hambrientos de deseo, comprarán coches más grandes, edificarán mansiones más monstruosas y firmarán cheques absolutamente desorbitados. Pero ahí están de nuevo, Carmen y Gloria, para espetar su sabiduría a aquellos cuya hambre no reside en el estómago, sino en los oídos.


Estas son sólo algunas estampas que las Vainica bordaron con tanta maestría en las páginas más ilustres de nuestra cultura. Creo que si empezara a contar una por una cada canción que tienen y el por qué me atrapan de tal forma, no acabaría ni en un año.