domingo, 17 de mayo de 2015

ROCK AND ROLL Y LA ENERGÍA SEXUAL

¿Qué es lo que tiene esta canción para ser una de las grandes canciones del rock and roll, pese a todos los géneros que representa, así como las siguientes que expondré como ejemplos?

   


 1. Energía sexual: ¿Qué es un ser humano desposeído de su energía sexual? Un autómata sin ganas de vivir, que enciende su radio en el coche escuchando el hit de turno, pone su tele para indignarse y quejarse, compra su porno para desahogarse y engulle su bolsa de patatas con lágrimas de pimienta. ¿Por qué nos empeñamos en anular nuestra energía bajo una supuesta liberalidad sexual, que lo único que hace es ensanchar egos y reducir el espíritu? ¿Por qué no la usamos para hacerle el amor a la vida? ¿Por qué matamos la curiosidad desde que somos pequeños?




 El rock and roll, esa fuente inagotable de energía que sólo tiene una finalidad: la expresión sexual, las gónadas (o bien cojones hernandianos) del alma, el eterno femenino expresado en desgarro masculino. De ahí nace el talento, cuya fuente viene del puro deseo sexual. Y toda nuestra riqueza irracional, absurda, divina.








2. Rebeldía: Sentido del humor, gallardía, sinceridad desenfrenada o ambigüedad socarrona, un poso de ingenuidad, otro de desengaño. Esos son los elementos químicos del polvo estelar. Pero ¿qué nos encontramos hoy? La impostura se ha convertido en un objeto de márketing (vean a Melendi manifestándose políticamente) y, por tanto, en lo que llamamos postureo. ¿Por qué matamos la naturalidad para parecernos al del al lado? ¿Por qué cojones tengo que parecerme a ninguna estrellita del rock si la verdadera rebeldía está en no parecerme a nadie? Pues eso es lo que hacen los grandes: son ellos mismos, con sus virtudes y sus defectos y lo exponen con orgullo, ironía y desvergüenza. Abrirse en canal para celebrar las diferencias, con toda la inocencia de un niño y toda la belleza de la vida.





3. Sentimiento telúrico: Aquí se pone de manifiesto la particularidad de cada ejecutor, de la profundidad de su alma. De su entorno, su niñez, su raza, sus raíces, su ciudad, su tierra, sus errores, sus tormentos, sus ídolos... vida bohemia itinerante o mero fulgor regional, con principios o sin ellos. Todos los rasgos oscuros de cada individuo, que son todo lo que nos une a la tierra.

 



 Ahora que me digan que Lola Flores no es rock and roll. Pues como los mejores, oye.

miércoles, 15 de abril de 2015

LO MEJOR DE LOS 70: PARTE 1

Estas son las canciones que más me gustan de aquello que se conoce como "década de los 70". Un periodo de tiempo que regaló para la posterioridad una enorme cantidad de talentos, sin necesidad de talent shows, llenos de chicas blancas de 18 años forzando su voz para simular que cantan bien o de mindundis cantautores que se las dan de comprometidos y sensibles por rascar con las cuerdas los tres acordes de siempre.




1. Layla

mmmmmmm Hablando de venganzas personales y encubiertas declaraciones de amor no correspondidas, me encanta la que le dedica Eric Clapton a la, por entonces, novia de George Harrison, y con quien terminaría casándose años después. (Porque no hay nada como dedicarle un tema de rock para salirte con la tuya).

Irrepetible despliegue de energía sexual en su celebérrimo riff. Nos regala una segunda parte de lo más bonita y un tanto melancólica. Excelente.




2. Half breed

Y ahora llegamos a CHER. Me encanta Cher, la Cher de su segunda época, la divertida, la excéntrica, la desbordante de genio. El deje medio casposo de los arreglos de este tema es, en una palabra, lo más "chulo" que se hizo en esa época. Y esa actuación, con Cher vestida de indio Cherokee, subida a un caballo, es impagable. Sin necesidad de hacer coreografías mágicas ni nada por el estilo. "Mi madre se casó con un Cherokee..." jajaja. Brillante



3. My sweet Lord



Vamos a ponernos hippies, en el buen sentido de la palabra, con el verdadero genio de los años sesenta, reivindicando su genialidad en solitario: George Harrison. Hazte evangélico o hazte del Hare Krishna, hazte satanista si quieres. En tiempos de hoy, de un "escepticismo" de lo más ingenuo, hemos castrado de nuestra naturaleza todo conocimiento intuitivo. Es decir, la mente como un arma poderosa, punto de encuentro tanto del conocimiento científico como de la propia honestidad interior, esa que te hace ser mejor persona y te hace apreciar cada pequeña cosa de este mundo como un regalo y no como una mera circunstancia.

A veces me encantaría ser ateo, o meramente agnóstico, pero mi propio carácter me lo impide. Ya sea admirando el sincronizado vuelo de un millar de gorriones o la perfecta geometría del crecimiento de una rosa, me niego a aceptar la arrogante actitud antropocéntrica que ha adquirido una buena parte de "la comunidad científica" (que no del científico individual, aquel que con independencia se pone al servicio de los demás).




4. Life on Mars?
Una triste y cruel balada sobre la añoranza de una realidad mejor, menos gris, menos mediocre, menos burguesa que la que nos rodea. Una parodia de My way, que popularizó Frank Sinatra (una canción de lo más sosa y acartonada, para mi gusto) y a quien el autor de esta maravilla le dedica en los créditos de Hunky Dory, más como una venganza personal (Bowie iba a ser, en principio, el vocalista del hit de SInatra) que como un homenaje. Le salió perfecta la jugada.




5. Night rainy house

Joni Mitchell. Ese nombre. Para mí, el mejor cantautor (con permiso de otro genial canadiense, Leonard Cohen) de todos los tiempos. Todos sabemos que estaba como una cabra, sus luchas interiores, sus melancolías, el anhelo de una hija perdida, la búsqueda de la libertad. Todo ello la convierten en un animal superior. Su disco de 1971, "Ladies of the canyon" es mi favorito, un ejercicio de absoluto buen gusto, de sentido común y de sensibilidad.

Mi gata de un año está bajo mi escritorio, sepultada por nueve bebés gatos peleándose por una de sus preciadas ubres. Y la lluvia de primavera golpea el cristal.

Tenemos un bancal lleno de margaritas. En Navidades quité todas las piedras de ese terreno para aprovecharlas en hacer un muro y parece que ha dado resultado. Quiero empezar a compartir con el mundo tantas cosas que no sé por donde empezar, así que nunca viene mal un blog random.

Brindemos por el aire de nuestros pulmones.




lunes, 9 de febrero de 2015

PODEROSA FANTASÍA





En este instante, este tema me supone toda una inspiración: una balada poderosa, iconoclasta, imágenes intensas, surrealistas y casi palpables.

Se me abre un nuevo episodio en la vida. A decir verdad, un casi un libro entero por estrenar. No tiene demasiada continuidad con el anterior, del que quiero llevarme lo necesario. Así que me hierve la emoción de lo absolutamente desconocido.

Como en una película, se me han sucedido imágenes del recorrido, desde mi primer recuerdo hasta hace unos meses: camillas de hospital, nombres y apellidos en rostros confusos, el campo por la noche, las cintas de Disney, los miedos, los amores fracasados, el tigre del Guadarrama...

Cuando tardíamente abandoné el sentirme un niño, comencé a mirar atrás y a sentirme muy viejo. Es emocionante darle un funeral a tus recuerdos tras incinerarlos, es emocionante enterrar una mochila pesada. Es emocionante estrenar una nueva. 

¡Es tan fácil ser joven!


Ahora me despido con Sia y una selección de imágenes exquisitas en esta pila funeraria de recuerdos.