domingo, 25 de septiembre de 2011

"LILI": La huerfanita más adorable del cine

Recuerdo cuando en mi último año de instituto almorzaba en casa de mis ancianas tías para asistir a esas absurdas clases de piano que de poco me han servido por ahora. Conversando con la más anciana sobre cine, recuerdo que siempre hacía especial hincapié en la película "Lilí". Lo narraba con tanta ternura que se me ponían los pelos como escarpias y ¡me horrorizaba imaginarme un argumento tan cursi en technicolor! 

Años después me recomendaron encarecidamente ver esa película: las apariencias engañan y los prejuicios trastornan la visión y entorpecen la mente. Esa fue la lección que aprendí cuando me secaba las lágrimas al ver a la tontaina de Lili al borde de la desesperación: sin trabajo, comida, amigos... ¡NADIE! Pero la guinda del pastel fue ver cómo encontraba un nuevo rumbo en su vida debido a la complicidad con esos muñecos que manejaba Mel Ferrer. Ese momento tan cargado de magia hizo que me replanteara mis esquemas selectivos a la hora de elegir el visionado de una película.



Y así, amigas alcahuetas fui como descubrí un universo mágico: el de las huerfanitas. Esas anodinas y desvalidas niñas casi adolescentes que viven miles de aventuras, se enamoran, se desenamoran, se pierden, se encuentran, hacen grotescos y simpáticos amigos, se enfrentan a graves peligros, bailan, cantan y regalan su buen corazón y su inocencia por doquier. La duda que te queda es... ¿qué sería de ellas años después? ¿Se casarían? ¿Seguirían viviendo en Cansas? ¿Perderían su inocencia? ¿Se convertirían en malas pécoras? ¿Se unirían a una secta? Incierto pero interesante futuro. Lo que no me cabe duda ninguna es de que seguro no perderían su encanto ni dejarían de ser esos iconos camp que hoy día son.

Lesley Caron, siempre adorable, teniendo una interesante charla sobre el cambio
climático con el alter ego de "El Hombre Enfadado"

No hay comentarios:

Publicar un comentario