miércoles, 25 de abril de 2012

Desazón, segregación y lealtad. "REACH OUT, I'LL BE THERE" y "EL LARGO CAMINO A CASA"

Imagen de los Four Tops, inicialmente bautizados como "The Four Aims"

Vuelvo aquí por esta noche porque considero de especial necesidad incluir esta canción en mi particular templo de héroes y leyendas. Y es que el sonido Detroit es casi un pecado dejarlo sin mencionar en este blog. Y más aún cuando se trata de una de las canciones más originales y revolucionarias de la historia de la música. "Reach out. I'll be there" es una de las más altas cumbres del sello Motown. Los Four Tops son los portadores vocales de uno de los mejores temas escritos por Holland Dozier-Holland, uno de los fundadores del sello. Esta canción me emociona y me enerva especialmente, su oscura y seductora melodía no podía estar mejor interpretada por Levi Stubbs, aunque de imprescindible importancia son los coros. Vientos melódicos junto a fuertes y estridentes percusiones terminan por orquestar uno de los más exquisitos temas de los 60. Una progresión de sonidos enfatizando un mensaje catastrofista, pero de lo más positivo: "Por muy hondo que toques, siempre me tendrás". Una bestial declaración de principios en tiempos en los que aún se arrastraba el peso de la segregación racial, donde todos aquellos de raza negra les unía un sentimiento de desazón ante una opresora sociedad blanca, pero que, sin embargo, podían contar perfectamente con apoyarse los unos a los otros. Y es que el concepto de lealtad dentro de una comunidad no podría expresarse de mejor forma sin mencionar aquellos cruentos y absurdos tiempos. Eran los sesenta, pero las cosas tenían que cambiar sí o sí. Y es que mi concepto de lealtad es para mí lo más indisoluble y verdadero que pueda existir, más allá de la fidelidad o el compañerismo. La lealtad es la única raza verdadera, la única que perdurará... ¿sinceridad? ¿hipocresía? ¡bah! Conceptos creados para etiquetar los comportamientos de la gente de una manera frívola (si bien un tanto divertida, hace perder mucho el tiempo, e incluso las amistades, si te lo tomas en serio). La lealtad humana es la más noble virtud, por eso procuro siempre estar ahí por muy ausente que parezca. Y pienso estarlo siempre.


Hablando de la lealtad y discriminación racial se me viene a la memoria una película que vi esta Semana Santa en casa, junto a mi familia (en la gloria). "El largo camino a casa" es una cinta dirigida por John Cork en 1990. Ambientada en los años 50 y en el estado de Alabama. A pesar de ser un drama sin pretensiones, la película muestra una magnífica historia de lealtad entre dos mujeres de distinta posición social, y, obviamente, raza. La película es entretenida sin más, pero tiene una de las mejores escenas finales que haya visto nunca. Sissy Spacek, en su estupenda madurez y más adorable que nunca, borda el papel de ama de casa que ayuda a su criada (Whoopi Goldberg, demostrando que es una fantástica actriz dramática) a sobrellevar el boicot que la comunidad negra había decidido hacer al sistema de transporte público por la doblegación de los negros ante los blancos en la vida urbana. Con esta película observé una interesante cuestión: es muy natural acordarnos de todos aquellos negros que se echaron a las calles en aquellos turbios años ante tanto sometimiento, obviamente es una cuestión que nos lleva de cajón. Sin embargo, también es gracias a mujeres como la protagonista de esta cinta (aunque parezca que es sólo ficción y buenas maneras narrativas) por las que las cosas también comenzaron a cambiar. 

Un largo camino por recorrer el de la lucha por los derechos civiles.

La película se sitúa a partir de un acontecimiento histórico importante, a pesar de su aparente cotidianidad: Rosa Park, una mujer negra que trabajaba de modista, ocupa en el autobús un asiento reservado a personas blancas y el conductor del vehículo llama a la policía. La detención de Rosa deja al descubierto a nivel nacional los escasos servicios prestados y las duras leyes contra la gente de color en Alabama. Es por eso que Martin Luther King crea la Montgomery Improvement Associaton, una institución dedicada a la defensa de los derechos civiles. Es esta asociación la que organzia ese boicot hacia los autobuses, que duró un total de 382 días. Durante 382 días los negros mostraron su rechazo ante tal escándalo, prefiriendo ir a pie, como es el caso de Odessa, la protagonista de este pequeño pero brillante largometraje. 

Rosa Park, inolvidable activista de los derechos civiles

Para finalizar, considero de especial interés este cortometraje premiado en festivales como Sundance y Cannes. Vamos, lo que vengo a decir como ¡¡¡¡UNA URGENTE RECOMENDACIÓN!!!!. A partir de la recreación de una de aquellas míticas actuaciones de The Shirelles, la película cuenta, en clave de imágenes contrastadas con la alegría de la actuación, los verdaderos horrores a los que eran sometida la población negra incluso ya en décadas avanzadas del siglo XX. Años de dolor, lucha y sufrimiento. Y todo ello me ha servido para definir el concepto de LEALTAD. Muchas gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario