martes, 16 de marzo de 2010

CLOVIS : "Tormenta de verano". LA ADOLESCENCIA


Recuerdo cómo en la primavera de hace unos cuantos años escuché esta canción en la radio.

Tal era mi sequía y mi sed de cosas nuevas e innovadoras que este tema supuso para mí un soplo de aire fresco en mi inocente mente de adolescente incomprendido. Aquellos años fueron horribles, fue genial acabar el instituto. ¡A la hoguera todo, sobre todo la gente!! Tampoco es que ahora vaya de víctima... ¡¡yo era el odioso!!

Más que odioso, tenía mis pretensiones. Pretensiones de ser mejor persona, o aparentarlo, por lo menos. Algo que fue inútil. Aparentar de que todo te va bien y de que eres supersociable y amistoso es una característica autóctona de las gentes sencillas de mi pueblo, de las que pretendían aspirar a ser algo. De los "guays" había de todo: "guays" guays y sosainas del tres al cuarto. Esos vivían en la mayor felicidad del mundo. Y yo los admiraba mucho, la verdad. Eran muy abiertos. Y también estaban las más gamberras, que hacían de todas las tonterías y chorradas del mundo... ¡¡esas molaban demasiado!!

Y los más normales, que eran unos pocos, siempre tenían una sonrisa o unas palabras de amabilidad... eran gente legal.

Y yo, en medio de todo el sarao. Sin un rumbo o una dirección, queriendo adaptarme a algo en lo que quería creer.

¿A quién queremos engañar? Es que es incierto ser lo que quieres aparentar.

2 comentarios:

  1. No, te equivocas. las vainicas son mías y sólo mías jejeje. Las amo. Estoy de acuerdo, esta canción es increíblemente bella, incluso como versión de la obra clásica.

    ResponderEliminar